Así fue estrangulada y carbonizada la amante del remisero en El Palomar


La historia comenzó a descubrirse cuando la madre de Sandra Marcela Garcé concurrió angustiada a la comisaría de Villa Tesei, ante la tardanza de su hija en regresar a su domicilio.


Se conocieron nuevos detalles del femicidio de Sandra Marcela Garcé, de 45 años, quien fue estrangulada y luego carbonizada en la noche del jueves pasado por su amante –un remisero paraguayo- a un costado del Camino de Cintura, en la localidad bonaerense de El Palomar, en el partido de Morón.

Voceros de los tribunales de Morón señalaron a este medio que el responsable del crimen, llamado Abel Miguel, paraguayo, de  36 años, fue apresado luego de haber sido sorprendido en el domicilio de uno de sus allegados.

Mientras tanto los pesquisas de la comisaría de El Palomar y de la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Morón allanaron la vivienda del remisero y también concretaron una requisa en la casa habitada por la progenitora del extranjero, ya que se intenta establecer fehacientemente el lugar en el que fue consumado el estrangulamiento de la mujer, que se llevó a cabo con la correa de un bolso y aparentemente mientras Garcé estaba de espaldas al atacante.

Hasta el momento el fiscal Leonardo Lisa, de la Unidad Funcional N° 1 del departamento judicial de Morón, quien interviene en la causa, que fue caratulada “Homicidio”, sospecha que Garcé habría sido agredida en el interior del Renault Kwid, dominio AD775EO, utilizado por el sujeto.

Posteriormente el femicida habría usado el rodado para trasladar el cuerpo sin vida al cruce de la avenida Bernabé Márquez (el Camino de Cintura – la ruta provincial 4) y la calle Combate de Pavón, en El Palomar, justo en el límite entre los partidos de Morón, Hurlingham y Tres de Febrero, donde le prendió fuego, tras rociarlo con nafta.

Como consecuencia de esta hipótesis, Lisa dispuso que el auto sea sometido a una serie de pericias.

Basándose en testimonios, los efectivos a cargo de las diligencias determinaron que Garcé y el remisero eran amantes (el chofer tiene una pareja oficial), pero la víctima quería blanquear el romance, lo que generó que el extranjero la amenazara de muerte.

El macabro crimen fue descubierto en la noche del jueves por un circunstancial automovilista, de 41 años, quien de urgencia avisó al número telefónico de emergencias 911 de un cadáver que se incendiaba en un enorme descampado junto al Camino de Cintura.

La muerta yacía boca abajo con el 80 por ciento del cuerpo quemado y, junto a la fallecida, se incautaron un encendedor, una franela naranja y un trapo con restos de nafta.

Horas antes, a las 21 de ese día, el remisero había pasado a buscar a la víctima en el Renault Kwid por su vivienda, en calle José de Malarredo al 200, en Villa Tesei, en el partido de Hurlingham, y esta escena fue observada por un hijo de la mujer, de nombre Manuel, quien no dudó en ofrecer su testimonio a los funcionarios.

La identificación del cuerpo se hizo de la siguiente manera: durante la jornada del viernes, la madre de Sandra Marcela, llamada María Enrique, concurrió a la seccional de Villa Tesei (2ª de Hurlingham) para denunciar la desaparición de su hija y, por este motivo, se determinaron los datos filiatorios de la occisa, ya que la víctima tenía tatuada una imagen de San La Muerte en el omóplato derecho.

La familia del remisero vive a dos cuadras de la casa habitada por la mujer que padeció el femicidio, en José de Malarredo al 400.

Autoridades de la Estación de Policía de Morón, de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Oeste y de la Superintendencia General de Investigaciones en Función Judicial se encargaron de supervisar las diligencias.

 

DEJANOS TU COMENTARIO