Delante de sus hijo apuñalo a su pareja porque ella no quiso tener relaciones sexuales


Ramón Gerónimo Díaz es el sujeto que apuñaló a su ex pareja este lunes en la madrugada en Sarmiento, porque la víctima se opuso a tener relaciones sexuales con él.


 

Los niños evitaron este lunes en la madrugada que su madre sufriera un trágico final en el interior de un barrio de Sarmiento. Según datos judiciales, su mamá estaba en la casa de una amiga cuando llegó a buscarla su expareja y padre de sus hijos.

Por su estado de alteración, la mujer decidió acompañarlo para calmarlo y una vez en la vivienda del sospechoso pasó algo peor: el sujeto quiso tener relaciones y como su ex se negó, la agredió. Primero intentó darle una piña, pero una de sus hijas se atravesó y le dio en la nariz.

Allí la mujer corrió hacia la calle y el violento tomó un cuchillo y salió a perseguirla, mientras sus hijos trataban de frenarlo. Finalmente, en el medio de ese tumulto, el agresor le dio un puntazo en el pecho a su ex. Por fortuna, esa herida no fue profunda y todo terminó cuando la Policía llegó a la escena y esposó al violento.

Fuentes judiciales informaron que el agresor se llama Ramón Gerónimo Díaz (47), quien vive en calle Juan XXIII y 25 de Mayo, en el barrio Patiño. La versión indica que hoy a las 2.30 el sospechoso fue a buscar a su ex a la casa de una amiga y le gritó para que saliera.

Apenas salió, Díaz la tomó de los brazos y le pidió que se fuera con él hasta su casa. En ese domicilio también estaban los hijos de ambos. Para calmar la situación y evitar que el violento se descontrolara aún más, la víctima accedió al pedido y se fueron juntos. Una vez en el domicilio del sospechoso, éste intentó mantener relaciones con la mujer, con quien estaba separado hacía un año.

Según datos judiciales, allí el agresor le dijo “de acá no salís viva” y delante de sus hijos, intentó golpearla. Ahí fue donde una de las hijas resultó lastimada. Luego de esa agresión, la víctima salió corriendo de la vivienda, con Díaz persiguiéndola con un cuchillo Tramontina que tenía la punta rota y los dientes gastados.

Y el desgaste de ese elemento resultó clave para la vida de la mujer. Fuentes judiciales indicaron que el agresor, mientras sus hijos trataban de frenarlo a los empujones, logró darle un puntazo en el pecho a su expareja. Como el cuchillo no estaba en condiciones, la herida que le provocó fue superficial.

En ese momento unos efectivos que recorrían la zona vieron la batahola y se acercaron. Al enterarse lo que pasaba, los policías detuvieron a Díaz por el delito de amenazas y lesiones leves agravadas por ser cometidas en contexto de violencia de género.

DEJANOS TU COMENTARIO