Dos madres entregaron a sus hijos a la policía por un violación hacia una docente


Los depravados tienen 18 y 17 años. El caso sucedió en la localidad bonaerense de Florencio Varela y se cree que habría un tercer muchacho que se mantiene prófugo. El hecho se produjo el 28 de mayo pasado cuando la víctima fue interceptada y la condujeron hasta un terreno baldío, donde la sometieron sexualmente. Eran intensamente buscados por la policía. Se cree que los pervertidos habrían abusado de otra mujer recientemente.


Dos cartoneros, que eran buscados desde el mes pasado porque habían violado a una joven docente en un descampado, en la localidad bonaerense de Florencio Varela, fueron entregados a la Justicia por sus madres, luego de que ellas se enteraran del delito que habían consumado sus hijos. Un tercer depravado se encuentra prófugo y es buscado por los pesquisas. A su vez, se cree que los pervertidos habrían abusado de otra mujer recientemente.

Los voceros del departamento judicial de Quilmes señalaron a cronica.com.ar que los individuos, de 18 y 17 años, fueron entregados por sus progenitoras en la sede de la comisaría 1ª de Florencio Varela, ubicada en avenida San Martín al 2900, en ese distrito. Al mayor de los involucrados lo apodan El Bebé.

El hecho se produjo el 28 de mayo pasado cuando la víctima, que se desempeña como docente, fue interceptada en la esquina de Viena y Alemania por los individuos, quienes la redujeron por la fuerza tras intimidarla con armas de fuego y la condujeron hasta un terreno baldío, donde la sometieron sexualmente.

Con los datos obtenidos en el expediente y luego de haber logrado identificar a los agresores, los integrantes de la mencionada seccional, apoyados por miembros de la Unidad de Policía de Prevención Local (U.P.P.L.) y del Comando Patrulla (C.P.) de la zona, allanaron el martes pasado las casas que eran habitadas por los sospechosos, situadas en La Haya al 2100 y en Ginebra al 2100, en un operativo que fue autorizado por el Juzgado de Garantías N° 6 de Florencio Varela.

Al requisar el primero de los inmuebles, los servidores públicos secuestraron una gorra negra, una campera de igual color y un pantalón deportivo, que, según el expediente, coinciden con las ropas que los sátiros tenían colocadas cuando violaron a la damnificada.

Autoridades de la Estación de Policía de Florencio Varela y de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Sur Uno supervisaron los operativos.

En la causa, que se caratuló “Abuso sexual por acceso carnal”, intervino el fiscal Alejandro Ruggeri, titular de la Unidad Funcional N° 8 de Florencio Varela –temática de Delitos Sexuales-, dependiente de los tribunales de Quilmes, aunque luego el sumario, debido a la condición de menor de uno de los implicados, le será enviado a su colega Claudio Marcelo Cipollone, perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del mismo departamento judicial.

 

DEJANOS TU COMENTARIO