El Marcial Quiroga realizó controles renales a trabajadores rurales


El equipo de Nefrología se trasladó a los lugares de trabajo en varios departamentos para realizar diagnóstico precoz y tareas educativas.


Como viene sucediendo años tras año, para el Día Mundial del Riñón que se celebra el 12 de marzo, el equipo de Nefrología del Hospital Marcial Quiroga realizó durante tres días (10, 11 y 12 de marzo) tareas de educación, accesibilidad a la salud renal y diagnóstico precoz para prevenir la enfermedad renal con una estrategia temprana a trabajadores de fabricación artesanal de ladrillos y cosechadores de diferentes departamentos fuera del gran San Juan.

“Salud renal para todos en todas partes: desde la prevención hasta la detección y el acceso equitativo a la atención” es el eslogan a nivel mundial y fue el enfoque en el que el equipo de salud renal se abocó durante los tres días. “Nos planteamos acceder a poblaciones que por razones de trabajo, de tiempo de espera en el hospital, por imposibilidades económicas o culturales no se aproximan, o porque van migrando según sus tareas y quedan al margen de la campaña en general. Por eso se decidió llegar a sus lugares de trabajo”, explicó el médico nefrólogo Martín Jiménez.

Visitaron y realizaron controles en fincas de Sarmiento, Media Agua, Pocito, Rivadavia y Santa Lucía. Este año el equipo de Nefrología del Hospital Marcial Quiroga enfocó sus estudios en trabajadores de confección de ladrillos y de la cosecha, dado que podría existir una forma de lesión o enfermedad renal vinculada a estas tareas laborales y a partir del centenar de muestras obtenidas investigar si esto es real.

“Este año se decidió hacer una campaña similar a las anteriores, en ir a los puestos de trabajo y hacerle controles en el sitio tales como examen clínico, valoración de peso, talla, presión arterial, algunas encuestas vinculadas a factores de riesgo para darles información sobre lo que es salud renal. Además de la muestra de creatinina obligatoria para comprobar el funcionamiento renal y una muestra de orina para saber si hay perdida de proteínas”, agregó Jiménez.

La principal diferencia de la campaña 2020 con las realizadas en años anteriores es que se concentró más población masculina. Así como en el 2018 la problemática fue propuesta básicamente para la mujer, en esta ocasión fue destinada a los varones. Y a partir del reclutamiento de un centenar de muestras de una población específica también se analizará y comparará con los resultados de años anteriores y si los riesgos renales es la misma que la población general o existe alguna diferencia.

DEJANOS TU COMENTARIO