Halló a sus padres muertos: investigan si hubo un homicidio seguido de suicidio


El hombre tenía 76 años y la mujer, 74. Los encontró una de las descendientes de ambos en la cama de su domicilio en la ciudad de Rosario. Ambos tenían heridas de bala en la cabeza y él, el arma en una de sus manos.


Un hombre de 76 años y su esposa de 74 fueron encontrados muertos a balazos en su casa de la ciudad de Rosario y se investiga si se trató de un «pacto» entre ambos en el que el marido asesinó a su mujer y luego se suicidó, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

El hallazgo se registró cerca de las 20 de anoche en un departamento ubicado en la calle Pueyrredón al 1200 del macrocentro de Rosario, y es el segundo caso de características similares en menos de 24 horas, ya que el lunes había sido descubierto otro parecido en el partido bonaerense de San Fernando.

Los investigadores aseguraron que una de las hijas fue quien descubrió los cadáveres de sus padres, Alfredo Alonso y Alicia Noemí Pérez, que se hallaban en la cama del dormitorio que compartían.

De acuerdo con los pesquisas, los integrantes de la pareja tenían heridas de bala en la cabeza y el arma de fuego estaba en una de las manos del hombre.

«La línea de investigación más concreta hasta ahora es la de un pacto suicida», dijo un investigador, quien agregó que a esa hipótesis llegaron porque se realizó «un relevamiento de la escena y no había signos de violencia externa, ni puerta forzada, ni rastros de una pelea previa».

Los cadáveres fueron trasladados al Instituto Médico Legal de la Unidad Regional II de la Policía de Rosario para las autopsias de rigor, y para que se realice el estudio del dermotest para determinar quién usó el arma, que también fue secuestrada.

Según detallaron voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA), en la escena del hecho no se detectaron faltantes de elementos de valor, no se encontraron los ingresos al departamento forzados y no se registraron otros signos de violencia en los fallecidos. La investigación se encuentra a cargo del fiscal de Homicidios Dolosos de turno en Rosario, Luis Schiappa Pietra.

El inspector de zona de la Policía de Rosario, Sergio Zeballos, había dicho anoche que «es probable» que se trate de un asesinato seguido de suicidio, atento a que la mujer presentaba «un disparo en el rostro y él a la altura de la sien». La posición de ambos en la cama también alentaba esa hipótesis en los investigadores.

El fiscal solicitó las declaraciones testimoniales de los familiares del matrimonio, que aún no se habían producido por las dificultades que implican el velatorio e inhumación de los muertos durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado por el Gobierno por la pandemia de coronavirus.

Schiappa Pietra aguardaba que terminara ese proceso para entrevistar a los familiares con el fin de poder conocer datos del contexto del matrimonio que pudieran explicar el hecho, consignaron las fuentes.

Un caso similar ocurrió el lunes cuando un jubilado de 83 años mató a su esposa de un martillazo en la cabeza y luego se suicidó en una casa de la localidad bonaerense de San Fernando.

En ese episodio también se investiga un posible pacto entre ambos, ya que el hombre dejó una carta en la que escribió que no querían vivir más por las enfermedades que padecían.

El hecho fue descubierto en una vivienda de Patricias Argentina al 2400 de San Fernando, donde vivían Delia Sánchez (84) y Diógenes de Jesús Aguilera (83).

En principio, la Justicia investiga un caso de «homicidio agravado por el vínculo y suicidio» y no un femicidio seguido de suicidio.

DEJANOS TU COMENTARIO