Hizo un chiste en Twitter sobre hacer saqueos y lo imputaron en causa por intimidación pública


El Ministerio de Seguridad trabaja en la elaboración de un protocolo para el ciberpatrullaje, y busca evitar que las decisiones sobre alguna «amenaza»detectada queden a discreción del oficial de seguridad.


Un chiste llevado a cabo por un joven de 20 años le puede costar caro, ya que el oriundo de la localidad bonaerense de Balcarce, quiso replicar un meme que había visto en la red social Facebook y se le ocurrió un tuitear de forma irónica sobre los 10.000 pesos del Ingreso Familiar de Emergencia, un bono que él mismo estaba tramitando ante Anses.

«Che qué onda los que no cobramos el bono de 10 mil pesos, ¿sigue en pie lo del saqueo no?», escribió en su cuenta de Twitter Kevin Guerra, con poco más de 700 seguidores. Su intención, dice, fue hacer un chiste, pero la broma le costó cara: un fiscal de la ciudad le abrió una causa por «intimidación» e «instigación a cometer un delito» (artículo 211 del Código Penal que prevé una pena de hasta seis años de prisión) en el marco del ciberpatrullaje de redes sociales que anunció el Ministerio de Seguridad.

Cabe destacar, que el citado artículo indica que «Será reprimido con prisión de dos a seis años, el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos».

El caso de Guerra es el primero que se conoce días después de la polémica que levantaron las declaraciones de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, que habló de que el Estado buscaba supervisar «el humor social» a través de la inspección de redes sociales. Aunque horas después se corrigió, defendió esa práctica de ciberseguridad para «evitar la posible comisión de delitos».

El descargo del joven

Tras su tuit, Kevin Guerra afirmó que su tuit «fue en forma de broma». «No pensé que iba a tener esta repercusión», comentó. Además, dijo que la fiscalía lo notificó de su posible delito y se defendió: «No borré ningún tuit, no tengo problema, que se fijen tranquilos porque no tengo nada que esconder».

Por su parte, el fiscal Rodolfo Moure, en comunicación con TN, explicó que la decisión de la apertura de la causa no se explica «porque tuiteó la palabra ‘saqueo’, sino que esa expresión en un contexto como el de la Argentina, daba a entender que se estaba creando una situación de peligro».

«En un grupo social donde participan 700 personas, entendimos que era una amenaza seria como para notificarlo de sus derechos y avisar que nosotros sabíamos que podría tener un plan en su cabeza y que debía desistir. Si es un chiste o ironía solo lo sabe él. No estamos viviendo una situación como para hacer chistes en redes sociales», continuó el fiscal.

Ciberpatrullaje

El Ministerio de Seguridad trabaja en estas horas en la elaboración de un protocolo para el ciberpatrullaje. De esa manera, busca evitar que las decisiones sobre alguna «amenaza» detectada queden a discreción del oficial de seguridad, sino que se establezcan criterios de acción.

Guerra se encuentra en estos días cumpliendo la cuarentena en la casa de su novia, contó, y dijo que hasta ese domicilio fue la fiscalía para notificarlo. Además, subrayó que recibió críticas negativas de vecinos de la ciudad por su tuit. «Lo compartieron acá en (los medios de) Balcarce y leí muchas cosas feas. La gente no sabe de qué opinar, así que les pido que se lo reserven», comentó.

A sus 20 años, dijo que estudia y que trabaja como comisionista. Por la cuarentena y sin poder trabajar, se inscribió al Ingreso Familiar de Emergencia. Seis días después de su chiste en Twitter, se enteró que la Anses le aprobó su solicitud y que cobrará los 10.000 pesos.

DEJANOS TU COMENTARIO