Los árboles brindan numerosos servicios ambientales: estos son los 16 principales


Los árboles son esenciales para el hombre, las comunidades y los ecosistemas. Brindan beneficios ambientales, sociales y para la salud, siendo fundamentales para nuestra existencia.


En las ciudades el efecto de la isla de calor se acrecienta gradualmente debido a la sustitución de la cubierta arbórea por urbanización. Los árboles urbanos no solo son importantes como elementos propios del paisaje urbano, sino que cumplen un papel fundamental por los servicios ambientales que brindan.

Estos servicios son los beneficios intangibles que los diferentes ecosistemas ponen a disposición de la sociedad de manera natural y que influyen directamente en el mantenimiento de la vida, generan beneficios y bienestar para las personas y las comunidades.

Los servicios ambientales que brindan los árboles son destacables no solo para insistir en su cuidado, sino también para impulsar medidas que promuevan su función y utilidad en la ciudad porque sin duda, contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Entre otros, destacan los siguientes servicios:

1. Captura de carbono: los árboles absorben el CO2 (principal causante del calentamiento global), removiendo y almacenando el carbono al tiempo que liberan oxígeno al aire.

2. Regulación de la temperatura: los árboles refrescan la ciudad hasta dándoles sombra a nuestros hogares y calles, minimizando el efecto de “isla de calor” y liberando vapor de agua al aire a través de sus hojas.

3. Ahorro de agua: la sombra de los árboles disminuye la evaporación del agua de los céspedes sedientos. A medida que los árboles transpiran, aumentan la humedad atmosférica.

4. Generación de oxígeno: en un año, una hectárea de árboles adultos puede proporcionar oxígeno para 10 personas.

5. Amortiguamiento del impacto de los fenómenos naturales: los árboles reducen el escurrimiento del agua, atrapando el agua de lluvia y permitiendo así que fluya por el tronco y a la tierra que está debajo del árbol. Esto evita que las aguas de lluvia se lleven los contaminantes a los ríos, actúan como una especie de esponja que filtra naturalmente el agua y la utiliza para alimentar el suministro de agua subterránea.

6. Protección y recuperación de suelos (estabilización de taludes): en las laderas de las montañas y las pendientes de los ríos y arroyos, los árboles ayudan a detener la escorrentía y mantener el terreno en su lugar, actuando como barreras naturales contra inundaciones o desbordes de los cauces naturales.

7. Barrera contra ruidos: diversos estudios señalan que se logra una disminución del ruido hasta por 10 a 12 decibeles con la plantación estratégica de árboles.

8. Biodiversidad: proporcionan excelentes hogares para los pájaros, las abejas, insectos benéficos y otras especies biológicas.

9. Paisaje y recreación: los árboles brindan mejoramiento del paisaje y sensación de relajación de la gente; pueden ocultar las paredes de concreto o los lotes de estacionamiento y las vistas desagradables. Tapan el sonido de las calles y autopistas cercanas y crean una agradable cubierta de verde. Los árboles absorben el polvo y el viento y reducen el resplandor.

10. Confort: el efecto de la sombra y del aumento de la humedad por transpiración de los árboles son las causas del confort que brindan las zonas arboladas.

11. Filtros que limpian el aire: los árboles absorben los olores y gases contaminantes (óxidos de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono) y filtran las partículas contaminantes del aire, atrapándolas en sus hojas y corteza.

12. Compañía: ya sea que se construyan en ellos casas para los niños o se usen como inspiración espiritual para los adultos, los árboles han proporcionado un espacio para el refugio de los humanos desde siempre.

13. Ahorro energético: tres árboles colocados estratégicamente alrededor del hogar de una familia pueden recortar hasta en un 50 por ciento la necesidad de usar el aire acondicionado en el verano. Al reducir la demanda de energía para refrescar nuestros hogares, reducimos el dióxido de carbono y otros gases contaminantes producidos por las plantas de electricidad.

14. Pertenencia: el plantado de árboles provee oportunidades de participación y habilitación comunitaria, lo cual mejora la calidad de vida en nuestros vecindarios. La gente de todas las culturas, edades y géneros cumple una función importante en un evento en el que se plantan o cuidan árboles. Los árboles pueden convertirse en puntos reconocidos de la comunidad, dándole al vecindario una nueva identidad y alentando el orgullo cívico.

15. Aumento del valor inmobiliario: la belleza que dan los árboles bien plantados a una propiedad, su calle y vecindario circundantes puede aumentar su valor en hasta un 15 por ciento.

16. Protección de los rayos ultravioletas: el cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en las zonas con escasa forestación. Los árboles reducen la exposición a los rayos UV-B en aproximadamente un 50 por ciento, proporcionando de ese modo protección a los niños en las escuelas y parques de juego, donde pasan mucho tiempo al aire libre.

Es posible afirmar que la forestación urbana debidamente constituida y administrada no solo es un componente más de la infraestructura urbana, sino que proporciona una serie de beneficios para la salud, la recreación y el embellecimiento de la ciudad, al favorecer un crecimiento urbano bajo criterios de sostenibilidad. Sin duda, la calidad ambiental de las ciudades depende en buena medida de la frondosidad del arbolado público.

 

DEJANOS TU COMENTARIO