Prisión para un enfermero del Hospital de Niños Pedro de Elizalde por producir fotos de explotación sexual infantil


En una de las imágenes secuestradas se ve a una niña de 2 años con síndrome de down que tenía una vía respiratoria con un miembro masculino apoyado sobre ella.


Un enfermero del Hospital de Niños Pedro de Elizalde fue procesado con prisión preventiva por los delitos de «producción, distribución, acopio y tenencia de material de explotación sexual infantil» a pedido de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos Informáticos porteña, a cargo de Daniela Dupuy, la misma que llevó a juicio al ex pediatra del Garrahan condenado a 10 años por similares delitos, en noviembre de 2019, se informó hoy.

«Encontramos una gran cantidad de material en su teléfono, son más de 800 fotos y videos. Aparecen niños y niñas de muy corta edad», dijo Dupuy a Télam, y agregó que «en una de las imágenes secuestradas se ve a una niña de 2 años con síndrome de Down que tenía una vía respiratoria con un miembro masculino apoyado sobre ella».

«La vía es un indicio de que fue en un ámbito hospitalario, estamos tratando de determinar si fue este hombre en algún hospital donde prestaba funciones», aseguró la fiscal.

Dupuy solicitó, además, que se lo investigue también «frente a posibles abusos sexuales contra niños y niñas cuya identidad permanece reservada», indicó un comunicado de prensa de la Fiscalía.

«Hasta el momento no hubo denuncias de padres, la única víctima individualizada que tenemos sería una chica de su entorno familiar poco mayor de 13 años. Estamos investigando si hubo cierto consentimiento o hubo una influencia o un poder ejercido por el mayor», afirmó la fiscal quien, además, indicó que tras el secuestro del celular, pronto a ser peritado luego de encontrarle material en Whatsapp y Telegram, hay más de 20 medidas de prueba en trámite.

El enfermero en cuestión estaba detenido desde el pasado viernes, cuando fue aprehendido en la vía pública en el marco de un procedimiento a cargo la Unidad de Delitos Cibernéticos contra Niños, Niñas y Adolescentes de la Policía de la Ciudad tras las pesquisas realizadas por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) que dependen del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad.

La jueza Alejandra Dotti decretó hoy, en audiencia oral y a pedido de la misma fiscal, su prisión preventiva en un establecimiento carcelario.

El caso había ingresado al Ministerio Público Fiscal porteño a fines del mes de septiembre de 2019, e inmediatamente se dispuso un examen y análisis exhaustivo de los dispositivos secuestrados al imputado, lo que permitió encontrar cientos de imágenes y videos de niños pequeños siendo abusados sexualmente, como así también la producción de videos e imágenes del enfermero, manteniendo relaciones sexuales con una niña menor de edad, de su círculo familiar.

La jueza ordenó su inmediato encarcelamiento y la prohibición del acceso a dispositivos con conexión a internet como smartphones y computadoras para evitar el contacto con testigos claves para la investigación o bien destruir evidencia digital de manera remota.

La investigación fue realizada por la nueva Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas creada el 1 de marzo del presente año, por una resolución dispuesta por Juan Bautista Mahiques, fiscal general de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En mayo del año pasado, otro hospital pediátrico porteño fue sacudido por un caso de producción y distribución de imágenes de explotación sexual infantil. Se trató del Hospital Garrahan, uno de cuyos pediatras fue detenido en la cochera del centro asistencial.

Se trataba del ex jefe de Inmunología y Reumatología Carlos Russo, quien el 6 de noviembre pasado fue sentenciado a diez años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer la medicina tras ser declarado culpable de la distribución, tenencia y producción de material de abuso y explotación infantil, en el juicio que se realizó en la sala del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 6 a cargo del juez Gonzalo Rúa.

«Son modalidades parecidas, son personas que se desempeñaban en hospitales donde los pacientes son niños, que los que tratan a diario y que tienen una preferencia por ese tipo de material», aseguró Dupuy.

Por el delito de producción, distribución y tenencia con fines inequívocos de distribución de material de explotación infantil, el enfermero puede enfrentar una pena de entre 8 a 24 años.

DEJANOS TU COMENTARIO