Rompían tumbas para robar los puchos que les dejaban a los muertos


Vecinos de la localidad santacruceña de Puerto Deseado denunciaron que violentaron nichos donde descansan familiares para llevarse los cigarros.


Tumbas y nichos del cementerio local de Puerto Deseado sufrieron hechos de vandalismo en la aparente búsqueda de cigarrillos que los familiares suelen depositar en los santuarios de sus seres queridos.

Así informó La Opinión Austral sobre las publicaciones en un grupo de Facebook de «escraches» de la localidad santacruceña, en el cual una vecina alertó que el nicho de una de sus familiares fue «violentado» para «afanarle un cigarrillo que tenía frente a su foto».

Otro caso expuesto a través de esta red denuncia que se robaron una caja de cigarrilos que estaba «hace 7 años» en la tradicional «casita» que acompaña a la persona difunta. Los vándalos rompieron el vidrio y procedieron a llevarse el atado de «puchos».

En su posteo, la mujer señala que «justo este año» sucedió este hecho, debido al faltante de cigarros que afectó al todo el país por el parate en la producción, pero que ya estaba volviendo a reabastecer a los kioscos. «Llegar a este extremo, que bronca, no hay respeto ni en el cementerio», apunto la usuario en la publicación.

La falta de cigarrillos también provocó en distintas ciudades de la provincia de Santa Cruz que los vecinos formaran largas colas frente a los negocios que tenían para vender, sin respetar la distancia social. Además hubo incidentes y abusos en los precios.

A raíz del reclamo de las tabacaleras y quiosqueros, la producción de cigarrillos comenzó a reactivarse parcialmente durante la semana pasada tras la autorización del Gobierno nacional, que declaró la excepción al aislamiento social por la pandemia de coronavirus.

DEJANOS TU COMENTARIO