Tedeum y coronavirus: el arzobispo de Tucumán agradeció la «entrega generosa y valiente» de los argentinos


Carlos Sánchez ofreció la tradicional homilía desde la Catedral de la provincia donde se declaró la Independencia. «Queremos vivir este 9 de julio dándole gracias a Dios por el legado que nos dejaron nuestros próceres que forjaron la patria».


El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, agradeció este jueves «la entrega generosa y valiente» de los argentinos «que en estos tiempos de pandemia han puesto todo de sí para servir a la sociedad».

Así lo afirmó durante la homilía que ofreció en el marco del Tedeum realizado hoy en la Iglesia Catedral, al conmemorarse el 204 aniversario de la Declaración de la Independencia, y que contó con la presencia del gobernador Juan Manzur, su esposa Sandra Mattar Sabio y un reducido grupo de autoridades.

«En estas circunstancias tan especiales, a pesar del dolor y tristeza por esta pandemia queremos celebrar los 204 años de la declaración de la Independencia», sostuvo Sánchez.
Durante la homilía, el arzobispo manifestó: «Queremos vivir este 9 de julio, no sin dolor en el corazón, pero sí con esperanza y entusiasmo, dándole gracias a Dios por el legado que nos dejaron nuestros próceres que forjaron la patria que inspiraron el futuro de la Argentina fraterna y solidaria».

La máxima autoridad de la iglesia tucumana agradeció la «entrega generosa y valiente de tantos argentinos en que en estos tiempos de pandemia han puesto todo de sí, para servir a la sociedad: los trabajadores de la salud, educación, de seguridad y de todos los servicios esenciales».

«La situación sanitaria nos exige el distanciamiento, pero no el alejamiento y la indiferencia ante cada situación de vida. Nos exige cuidarnos, pero no ensimismarnos excluyendo y marginando, nos exige quedarnos en casa pero pensando y haciendo algo por el tucumano y argentino que no tiene casa, comida, remedio, educación y afecto», indicó Sánchez.

Finalmente, expresó que estos tiempos «nos exigen mirarnos a los ojos, que es lo que queda al descubierto, los ojos son el espejo del alma».

 

DEJANOS TU COMENTARIO