Temen que la mató porque creía que el bebé no era suyo


En Rosario, una joven embarazada que estaba a punto de dar a luz apareció ahorcada. Su familia piensa que no fue un suicidio.


Rocío tenía 15 años y estaba feliz.


Rocío Segovia tenía 15 años, estaba a punto de dar a luz, estaba feliz con la llegada de su beba. Pero el 27 de agosto de 2014 fue encontrada por su hermana Vanesa colgada de una sábana en una habitación de la casa en la que vivía con su novio, de 19 años, en Rosario. Él estaba en el baño y según dijo no escuchó nada. Desde el principio su familia dijo que no podía tratarse de un suicidio, pero así lo consideró la Justicia y la causa fue archivada. Sus tres hermanas reclaman que se siga investigando.

“Nosotros somos de un barrio humilde, una familia de escasos recursos, pero siempre estuvimos las cuatro juntas con mi mamá. Ayudamos a Rocío y siempre la acompañábamos”, dijo una de sus hermanas. “Ella estaba feliz, buscó mucho ese embarazo, a pesar que nosotras no queríamos”, recuerda.

“Estamos seguras porque Rocío era víctima de violencia de género. Su concubino la amenazó varias veces de muerte. Hasta una vez corrió a Rocío y a Ana (mi hermana) con un fierro”, relata Yanina y agrega: “Él sospechaba que Génesis, así le había puesto Rocío, no era su hija. Él estaba en el lugar ese día en que Rocío murió”.

Las hermanas buscan reabrir el expediente, pero se les dificulta por la falta de recursos para pagar a un abogado. “Estamos en eso. La fiscal desde el principio quiso caratular la causa como suicidio. Pero nosotras nos movimos, buscamos testigos, datos, observamos el lugar, los elementos. La fiscal ni investigó el celular de mi hermana, que lo tenía el concubino”, señalo Yanina, que integra el grupo de Familiares Atravesados por el Femicidio.

“Desde el primer momento no se investigó como se debía. No contamos con abogado. No tenemos para pagarlo“, señala, pero agrega con esperanza: “Nos queda un paso más para ver si logramos desarchivar la causa. Pero igual, a pesar de que no se pueda desarchivar, voy a seguir porque entendí que esta justicia machista, inhumana, de mármol y odio, no es el camino, sino el que hacemos juntos, unidos, acompañándonos, la sonoridad…. Juntos vamos a construir una justicia de verdad para todos y no solo para algunos”.

“Me duele mucho porque yo sé todo lo que vivió Rocío y lo feliz que estaba, nosotras todas fuimos mamás jóvenes. Ella decía que su vida iba a comenzar con el nacimiento de Génesis, por eso había elegido ese nombre, porque significa principio”, explica Yanina.

“Hace más de cuatro años que venimos golpeando puertas para que nos escuchen. Y tristemente solo encontramos revictimización, no se nos informaban nuestros derechos. Hasta se nos dijo antes que se archive el caso que si no queríamos que se cierre que llevemos más pruebas, cuando aportamos todo lo que pudimos y no tenemos recursos para investigar”, señaló la hermana.

“Hoy estoy más que segura que lo de Rocío fue un femicidio. Porque hoy tengo un camino recorrido y pude ver muchas realidades. Y hoy lamentablemente nos siguen matando, y siguen diciendo que nos suicidamos o nos culpabilizan, nos prenden fuego y dicen que somos nosotras las que lo hacemos”, remarcó y aseguró que seguirán buscando justicia para su hermana.

DEJANOS TU COMENTARIO