Un día en Hemoterapia del Posadas: «Me hace feliz pensar que puedo ayudar», dice donante de plasma


El servicio realiza diez entrevistas por día a pacientes que se recuperaron del coronavirus y se acercan para aportar plasma.


Diez entrevistas presenciales por día a pacientes que se recuperaron de coronavirus y quieren donar el plasma, entre dos y tres donaciones concretas por jornada y cientos de consultas telefónicas, son sólo algunas de las tareas que sumó la pandemia al Servicio de Hemoterapia del Hospital Posadas, un lugar donde las personas se acercan con «la felicidad de sentir que pueden ayudar».

«No sé cómo describirlo, me siento feliz cuando pienso que con mi plasma puedo ayudar a alguien que la está pasando mal, me emociona», dijo a Télam, un donante de 47 años de Villa Tesei​, en el partido bonaerense de Hurlingham, que en junio tuvo infección por coronavirus y transitó la enfermedad con síntomas leves.

A comienzos de ese mes su hija de 20 años comenzó con tos seca y la llevaron a la guardia: «Resultó Covid-19 positivo y la dejaron internada porque en la radiografía daba que tenía principio de neumonía. Eso fue duro, porque sólo nos podíamos comunicar con ella por videollamadas», contó Aguirre.

A los pocos días él comenzó con síntomas, después su cuñado y también su suegra (que viven dentro del mismo terreno); todos tuvieron una forma leve de la enfermedad y mantuvieron el aislamiento en sus casas, incluso del resto de la familia.

«Mi mujer es enfermera, entonces siempre pensamos que ella iba a ser la que se contagiara, pero nunca dio positivo», afirmó.

 

DEJANOS TU COMENTARIO