Vecinos socorrieron al repartidor asesinado por motochorros


Las cámaras de seguridad de una vivienda muestran cómo los testigos del sangriento crimen asistieron a la víctima instantes después de haber recibido los disparos en la localidad bonaerense de Adrogué.


En las imágenes se puede observar cómo los residentes de la zona se acercaron a Fernando José Marino (28), quien trabajaba para una empresa que realizaba reparto de mercadería, mientras éste se retorcía de dolor en medio de la calle, completamente ensangrentado.

El hecho fue registrado por las cámaras de seguridad que dan a la calle Italia al 900 de la mencionada localidad del partido de Almirante Brown y la fecha del archivo data cerca del mediodía de este lunes.  Los asaltantes huyeron del lugar sin concretar el robo, mientras que el hombre baleado fue auxiliado por vecinos que, de inmediato, alertaron a la policía a través de un llamado al teléfono de emergencias 911.

“Estaba a la mitad de la calle, hizo un gesto como que estaba herido en una axila… cuando lo levantan (los policías) se vio el agujero donde entró la bala. Se lo llevaron rápido al hospital en un patrullero”,dijo un testigo, quien agregó que la víctima«estaba en shock, no hablaba… le pregunte si quería que llame a un pariente y ya no me respondió”.

Otro, relató: «Cuando me acerco le veo el charco de sangre. Llegó un patrullero y con una seña dijo que no podía esperar a la ambulancia, por lo que lo cargaron y se lo llevaron al hospital”.

Fuentes policiales precisaron que todo comenzó cuando el hombre se movilizaba a baja velocidad con su camioneta Renault Kangoo, color gris, ya que estaba buscando un domicilio en proximidades de la calle Italia y Bouchard, donde aparentemente tenía que entregar un producto.

En esas circunstancias, dos hombres que se movilizaban en una moto de color azul se le pusieron a la par y lo amenazaron con armas, con intenciones de robo. Se cree que en ese momento, Marino realizó una maniobra brusca ante el susto por la amenaza y uno de los delincuentes le disparó.

Si bien en un principio los investigadores creyeron que el repartidor se quiso resistir al robo, los testigos aseguraron que, por lo que vieron, no existió ningún tipo de resistencia. Miguel, un vecino que dijo haber observado el hecho, aseguró que la víctima “no se resistió”al robo y que los delincuentes “le dispararon de una”.

Marino fue trasladado por un patrullero al Hospital Lucio Meléndez debido a la demora en la llegada de una ambulancia, pero murió antes de que pudiera ser atendido por los médicos, dijeron los investigadores.

El fiscal Gerardo Mohoraz, de la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, ordenó la revisión de cámaras de seguridad municipales o privadas para dar con el paradero de los dos delincuentes, que según testigos, iban con cascos.

 

DEJANOS TU COMENTARIO