Hidráulica avanza con las labores de aforo en los principales afluentes del Río San Juan


Estas mediciones se hacen en los ríos Los Patos, Blanco, Calingasta y Castaño semana tras semana. Aguas abajo, continúan los aforos diarios.


 

El Departamento de Hidráulica (DH), dependiente de la Secretaría de Agua y Energía del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, inició las labores de aforos semanales en los principales afluentes del Río San Juan. A las mediciones de caudal que se hacen diariamente sobre el principal río de nuestra provincia en el kilómetro 101 -ubicado en Zonda muy próximo al límite con Calingasta- ahora se suman los aforos que personal del DH realiza sobre los ríos Los Patos, Blanco, Calingasta y Castaño. Estos nuevos estudios tienen por finalidad determinar los valores de los caudales, ahora de forma semanal, que brindarán más datos sobre los parámetros que influyen en el escurrimiento del Río San Juan.

 

Click to play the video

 

La importancia del aforo radica en la estimación del caudal que pasa por un cauce en un momento dado, dato que se precisa para conocer la oferta de agua con la que se dispone para los distintos usos.

En San Juan se utilizan dos métodos: por badeo y por vagoneta. El método por badeo se utiliza en caudales bajos. Para esta tarea, los operarios buscan un lugar en el río, donde la corriente de agua sea constante de manera que el flujo sea lo más rectilíneo y uniforme posible. Luego se establece una línea perpendicular, que suele marcarse con un cordón sujeto a dos estacas ubicadas en cada margen. En ese cordón se realizan marcas denominadas “medidas progresivas” (o simplemente “progresivas” donde se mide la altura del agua, datos denominados “tirantes”. Con la altura y medidas progresivas, se determina la superficie cuadrada de la sección, la cual, multiplicada por la velocidad promedio del agua, se obtiene el caudal.

El método por vagoneta requiere de cierta infraestructura ya instalada, como la que se encuentra en el kilómetro 101. Consiste en la utilización de un carro suspendido, el cual se desplaza por medio de poleas apoyadas sobre un cable de acero instalado en forma perpendicular a la corriente de agua. En ese equipo se desplazan los técnicos y los equipos de medición. Se utiliza un contra peso de plomo de 70 kg, lo que permite mantener el equipo de medición en forma vertical. Cuenta con un cable guía con otro sistema de poleas que ayuda a mantener la verticalidad de la vagoneta ante corrientes de agua con mucha velocidad.

Desde este año se implementó realizar estos aforos de forma semanal, con el objetivo de tener datos que representen la variabilidad de los parámetros que influyen en los escurrimientos de los ríos.

Esta tarea, a cargo del personal técnico y profesional de la división de Estudios Hidrológicos del DH, puede realizarse en cualquier momento del año considerando que en invierno los caudales suelen ser menores porque están congeladas la mayoría de las vertientes y arroyos que forman los ríos. Sí es importante que no esté lloviendo, porque se pueden generar crecientes que ponen en riesgo a los operarios. El equipo también realiza aforos sobre los afluentes del Río Jáchal.

 

DEJANOS TU COMENTARIO